Publicado en Blog, General
Dec 29

Acciones de repetición en el Impuesto de sellos no requiere demostracion de empobrecimiento ni la no traslacion del tributo I

Es necesario acreditar empobrecimiento o no traslación de tributo para la repetición de un tributo pagado sin causa? Caso especial de la repetición del Impuesto de Sellos.

Autor: Gilberto León Santamaría

Foto Gilberto Leon Santamaria

 

            En lo que hace a las acciones de repetición en el Impuesto de sellos la Corte Suprema de Justicia de la Nación al resolver in reAsociación de Bancos de la Argentina y otros c/Provincia de Misiones sobre acción de repetición y declarativa de inconstitucionalidad”[1] vuelve a los fundamentos esgrimidos en el precedente “Petroquímica Argentina S.A.”[2] apartándose de lo sostenido históricamente en fallos como “Mellor Goodwin Combustion S.A.”[3]o “Ford Motor Argentina S.A.”[4], en cuanto no se requiere la prueba del empobrecimiento o la no traslación del tributo o la exigencia de la acreditación del perjuicio tal cual lo sostuviera nuestro máximo Tribunal a través del fallo “Nobleza Piccardo”[5]

            El impuesto de Sellos es un tributo que grava los actos, contratos y operaciones de carácter oneroso, es un tributo indirecto y auto-declarativo, dado que depende de la voluntad del contribuyente formalizar la obligación tributaria. En el caso bajo análisis la Asociación de Bancos de Argentina interpuso una Acción de Repetición y Declarativa de Inconstitucionalidad del Impuesto de Sellos de la Provincia de Misiones.

            La mencionada Provincia dispuso que el impuesto de sellos debía ser soportado en su totalidad por las entidades financieras, como contribuyentes de hecho y de derecho, con relación a ciertas operaciones (comisiones, cargos de cualquier naturaleza, etc.), abonando, en su oportunidad los actores bajo protesto el impuesto, dando origen a la acción de repetición y declarativa de inconstitucionalidad sub-examine.

            La Ley de Entidades Financieras 21.526 dispone, en su artículo 30, que “Las entidades comprendidas en esta Ley se ajustarán a las normas que se dicten en especial sobre:…c) Plazos, tasas de interés, comisiones y cargos de cualquier naturaleza…”; siendo el Banco Central quien debe dictar las mismas, por ende, la Provincia de Misiones al regular el impuesto de sellos de esa manera interviene en las facultades conferidas al Banco Central por la ley 21526, lo que es, desde ya, inconstitucional, habiendo así resuelto la Corte Suprema de Justicia de la Nación al disponer la devolución de las sumas abonadas en tal concepto, sin imponer la exigencia de probar la no traslación al cliente.

            En materia de repetición de los impuestos comprendidos en la ley 11.683 (t. o. 1998 y mod. ) rigen las normas propias que este cuerpo legal contiene, entre las que se consagra en los arts. 81 y 82, el principio general del derecho a repetir los tributos que se hubieran pagado de más, ya sea espontáneamente o a requerimiento de la Administración Federal de Ingresos Públicos, imponiéndose a quien lo intenta la demostración de la medida en que el impuesto abonado es excesivo con relación al gravamen que le correspondía abonar, expresiones que importan referencia al pago de lo indebido o efectuado sin causa y además, como consecuencia de la exigencia del solve et repete, la prueba del ingreso al fisco es presupuesto de la acción, sin otras exigencias, fuera de los recaudos procesales, salvo en lo que hace a repetición de impuestos indirectos (prueba de la no traslación).

            Es así entonces que la repetición de lo pagado indebidamente, además de su fundamento en el principio de derecho natural de que nadie debe enriquecerse sin causa a costa de otro, regla ética que alcanza al Estado, reconoce también sustento en las garantías constitucionales que amparan al contribuyente frente a posibles desvíos de la ley o su aplicación.

            La teoría civil del enriquecimiento sin causa exige presupuestos que no impone la ley 11.683 para la repetición de impuestos que establece esencialmente al efecto la prueba del pago y la falta de causa y no ha previsto la acreditación del empobrecimiento del solvens, como la prueba que dicha ley confiere acción no sólo al contribuyente, sino también a meros responsables que no son los sujetos de la obligación tributaria.

            El interés inmediato y actual del contribuyente que paga un impuesto existe con independencia de saber quién puede ser, en definitiva, la persona que soporte el precio del tributo, modificando, como se expuso, la doctrina que al respecto sostenía el tribunal hasta entonces.

            Conforme lo expuesto celebramos el fallo comentado en cuanto queda claro que al volver la Corte a los fundamentos “Petroquímica de Argentina” ya no es requisito sine quanon para el ejercicio de la acción de repetición de tributos (en nuestro caso, Impuesto de Sellos) la exigencia de la prueba del empobrecimiento ni la no traslación del tributo, en tanto ello implica la imposición de un requisito de corte procesal que no surge de la letra del Código Civil en cuanto regula la materia del pago por error (art. 784)[6] o el pago sin causa (art. 792)[7], máxime si se está cuestionando la inconstitucionalidad del tributo, de allí que no nos parece justo ni acorde a derecho (ello en tanto que esté impuesto en una norma no implica que sea justo, de allí las inconstitucionalidades) la pretendida exigencia de probar la no traslación del tributo, perdiendo virtualidad jurídica la exigencia de lo dispuesto en el último párrafo del art. 81 de la norma ritual tributaria en cuanto exige que en los impuestos indirectos solo puedan ser repetidos por los contribuyentes de derecho cuando éstos acreditaren la no traslación del impuesto al precio.

Gilberto León Santamaría



[1] Sentencia de fecha 11 de noviembre de 2.014

[2]“Petroquímica Argentina S.A.I.C.F. y de M. s/recurso de apelación por denegatoria de repetición-impuesto tasas consulares” sentencia del 17 de mayo de 1.977

[3] “Mellor Goodwin Combustion S.A. c/ Gobierno Nacional”, sentencia de fecha 18 de octubre de 1.973

[4] Ford Motor Argentina S.A. s/ recurso por demora – impuesto a los réditos y de emergencia”, sentencia de fecha 2 de mayo de 1.974.

[5] “Nobleza Piccardo c. Estado Nacional”, sentencia de fecha 5 de octubre de 2.004.

[6] Art. 784. El que por un error de hecho o de derecho, se creyere deudor, y entregase alguna cosa o cantidad en pago, tiene derecho a repetirla del que la recibió.

[7] Art. 792. El pago efectuado sin causa, o por una causa contraria a las buenas costumbres, como también el que se hubiese obtenido por medios ilícitos, puede ser repetido, haya sido o no hecho por error.

compartir
VOLVER

Comments are closed.